21.12.09

-Et tous nos amours -vociferó Emmanuèle.

-Et tous nos amours -dijo Oliveira, tirándose en el banco y buscando un cigarrillo-. Esto, vieja, ni Heráclito.

-Tu me fais chier -dijo Emmanuèle, poniéndose a llorar a gritos-. Et tous nos amours -cantó entre los sollozos. Oliveira oyó que los policías se reían, mirándolos por entre las rejas. "Bueno, si quería tranquilidad la voy a tener en abundancia. Hay que aprovecharla, che, nada de hacer lo que estas pensando." Telefonear para contar un sueño divertido estaba bien, pero basta, no insistir. Cada uno por su lado, la hidropesía se cura con paciencia, con mierda y con soledad. Por lo demás el Club estaba liquidado, todo estaba felizmente liquidado y lo que todavía quedaba por liquidar era cosa de tiempo.

18.12.09

le patient est isole

sé sabia, Pena mía, y permanece en calma.
reclamabas la Noche; ya desciende, hela aquí:
envuelve a la ciudad una atmósfera oscura
a unos la paz trayendo y a los más la zozobra.
mientras que la gran masa de los viles mortales,
del Placer bajo el látigo, ese verdugo impávido,
cosecha sinsabores en la fiesta servil,
ofréceme tu mano, Pena mía, ven aquí,
lejos de ellos. Mira balancearse los años transcurridos
con vestidos ridículos, sobre las balaustradas
del cielo; la nostalgia burlona ya emerge de las aguas;
descansa bajo un arco el moribundo sol
y, tal enorme sudario rezagado, hacia Oriente,
Oye, querida, oye cómo avanza la Noche.



-Cuadros Parisienses- imagen: Gottfried Helnwein.

16.12.09





























horror vacui







































(Gottfried Helnwein, Antonin Artaud). Pasa de vez en cuando y es casi peligroso que pase, me obsesiono tanto con algo que lo termino rompiendo.
Y cuando está muerto e inútil lo miro, condescendiente, pregunto qué hice.
Siempre tarde, claro.


14.12.09

funny fact

"Amenazas a CFK". La tratan de pescado, de fondo suena la marcha militar, proponen matarla o-algo-así.

No me causó gracia -más allá de realmente detestar su política de gobierno no creo que la mejor manera de arreglar las cosas sea matándola- que le dijeran pescado o yegua , me resultó interesante el paralelismo casi premonitorio, ese CFK que al oído se confunde, JFK, CFK, un poco como vaticinando algo.

Juro que cuando mi madre escucha radio 10, al bendito negro oro y al secuaz asexuado y nunca bien ponderado Feinmann, recuerdo [ esto ] y estallo en risas y confeti.

8.12.09

.


amagando una contorsión exótica, desdeñando los improperios del verano -y algo de inevitable y de dolor-, una obra de Bach que remite a otra cosa, murder by death o la letra execrable de algún tango que alguna vez supo apenas emocionarme hasta las lágrimas. Otra más y ya se desdibujan dos planos, el despierto y el otro, tan calmo que recorta un cello del fondo mientras el destino parece una cosa tan boba desde acá, o ya no importa, o sólo se oye la ausencia de notas y el círculo perfecto que describe un arco.

y la renuncia cobarde de la primavera, prima mustia del frío que me mantiene a flote entre los vivos, que se aleja en medio de un reproche irrenunciable.

5.12.09

cómo romper la magia del existencialismo en 3 sencillos pasos


El gato duerme a mi lado, afuera llueve, hace un poco de frío, siento el peso de mis años en la espalda como un cuchillo afilado que me apura a vivir cosas locas, quizás por la certeza bien fundada de que voy a morirme pronto. Como sea, me voy meditando sobre una de las 173 frases de N. aplicables a la vida.

el hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre, una cuerda sobre un abismo.

4.12.09

Un año

Parece mentira, pero cumplimos un año. No fue fácil; hubo que sentarse a crear, hubo que copiar y pegar. El trabajo fue arduo pero compartido, porque yo escribo y ustedes leen, si no leyeran yo no escribiría, o escribiría pero eso no importaría porque (...)
Si bien lo que se leé acá está en modo descarga espiritual, de ninguna manera es mi estricto modus vivendi, eso está en otro lado que -por supuesto- no será visto jamás, al menos no por ustedes, simples mortales.


Pitos, matraca, roxette en la terraza y a festejar con todos nuestros ídolos de la infancia, Roberto Plant, Tito Puente, Polino,
Nietzsche, Sandra Bullock, China Zorrilla, Cortázar, yo (Scarlett Johansson), Lynch, en fin, todos los que hicieron esto posible.

Enjoy it.

29.11.09

Here comes the sun



Si alguien no me hubiera dado a conocer la música que más me llena el alma, estaría probablemente muerta.
Siento -creo- que el poder de la música no reside necesariamente en sí misma, las significaciones que uno mismo le da la vuelven estrictamente fundamental; y ahora vendría bien esa fracesilla de Nietzsche pero como no la recuerdo al pie de la letra mejor no la pongo.
Algo como "la vida sin música sería una poronga de ésta magnitud" *gesto con las manos*

Cómo me gusta el existencialismo.



24.11.09

Silvino recomienda

"PARÍS ERA UNA JODA bárbara"

Ernesto Heminway nos sorprende ahora, como siempre, con la reedición de su libro (alabado por la crítica, defenestrado por los lectores que alegan
ES UNA MEZCOLANZA INMUNDA DE GENTE QUE NADA QUE VER).
A ver Ernestito con qué nos salís ahora.








Falta poco y blog cumple un año, el lector menos sesudo, el que lee lo que escribo, me comprenderá cuando digo que mi intención más sincera es, justamente, hacer un buen rejunte de cuestiones como ponerme en pedo con Bayley's o sodomizar a Polino y festejar, porque qué es la vida sino eso, un
a orgía de problemas y satisfacciones de proporciones bíblicas

23.11.09

"Los espejos son gratis 
pero qué caro mirarse de verdad, y cómo verse
que no sea saludo a precio fijo
postal con la vista de la torre
inclinada.
Los perros rabiosos son gratis
por esas cosas nunca paga nada
en cambio este felipe
esta tacita
de tapioca
o el capuchino del amanecer

ticket seguro
cero ochenta y el servicio

quizá lo encuentre comprendido,
quizá no.

El sol es gratis
y esta goma de lápiz
cero cincuenta
pague para destruir!
Los gatos
son gratis
La viruela boba

los accidentes
el humito
que da prestigio a la locomotora de los maniseros.
Los eclipses son gratis
tan bonitos y los discursos

en la Plaza de Mayo.
Una nación
que lo hace todo por sus hijos.
Lea
la guía con el plano: dos cuarenta.
El amor es gratis
paga al final
o bien

le pagan (depende de la suerte o la corbata).
Precios variables: Lin Yu Tang
Boca Júniors

usted lo ve
lo prueba
y se lo lleva.

La muerte es gratis.
Una
dos
y
tres

una cucharada para papá
y otra para mamá
así lindo el nene".


J.C

13.11.09

Paris

fue como no haber estado allí.
Céline se había ido.
no había nadie allí.
París fue un bocado de aire azulado.
las mujeres pasaban como una inhalación como si tu nunca
fueras a ATREVERTE a irte a la cama con
ellas.
no había ningún ejército por ahí.
todos eran ricos.
no había pobres a la vista.
no había viejos a la vista.
cuando te sentabas en una mesa en un café
te caían celosas miradas
de los demás
asiduos
quienes estaban seguros de ser
más importantes que
tú.
la comida era demasiado cara para comerla.
una botella de vino te costaba
tu mano derecha.
Céline se había ido.
hombres gordos fumaban cigarros convirtiéndose en
gloriosas bocanadas de humo.
hombres delgados permanecían sentados muy estirados y charlaban
únicamente entre sí.
los camareros tenían los pies grandes y estaban seguros
de ser más importantes que
nada y
que nadie.
Céline se había ido.
y Picasso se estaba muriendo.
París fue absolutamente nada.
vi a un perro que parecía un
lobo blanco.
no recuerdo haber abandonado
París.
pero debo de haber estado
allí.
fue de alguna manera como dejarse
una revista de moda en una
estación de tren.


Bukowski

3.11.09















un búho de Minerva vuela bajo en el atardecer naranja del olimpo.
abstraído planea y respira el aire cambiante del solsticio,
se posa en una rama.
alguien lejano cuenta que llora.
esconde el rostro marchito en las alas y despide al sol;
es que volverá a verlo en invierno,
lejos del humor agrio de la primavera,
del calor de los hombres.



31.10.09

tengo muchas ganas de manchar esta blancura horrenda parece todo muy pensado y lógico limpio detesto las cosas limpias y blancas me enferman me cortaría las manos pero no es físicamente posible quedaría una
ninguna idea del estilo es posible es estúpido la gente como yo aprende con el tiempo se adoctrina a la gente como yo la limpian y al final es blanca como esto
y dios
cómo lo odio

.



'en realidad poco me importa
que tus senos se duerman
en la azul simetría de otros senos.
Yo los hubiera hollado
con la cosquilla de mi roce
y te hubieras reído justamente
cuando lo necesario y esperable
era que sollozaras'


30.10.09

.






















después, quizás, ya no lo sé
las garras en tus senos, colmándote































25.10.09

Birdman solicita:

Saber quién fue el autor del segundo comentario de la siguiente entrada:

http://imagenparaunojocortado.blogspot.com/2009/07/no-se-comprende.html

TENER EN CUENTA los siguientes ítems:

-hacerse pasar por el responsable para ganarse mi simpatía no vale.
-aguante Sandra Bullock en esos papeles superficiales y absurdos donde la apreciamos en semi bolas, oh sí.
-nadie se gana mi simpatía.
-si el responsable se hace presente subo un video mío bailando Jingle Bell vestida de santa claus
*anexo1: o bailando Roxette en la terraza vestida de pitufo

Estoy aburrida, tengo tarea de psicología pero ya saben, la capacidad craneana disminuye los domingos, y más si hay sol y tengo el culo cuadrado de estar sentada. Voy a hacer un radioteatro con escenarios perfectamente posibles, cosas que le pueden pasar a uno todos los días, me pudrí de la poesía, eso en lo empírico no sirve para nada (no me lo nieguen, desubicados, acá la palabra la tengo yo).

Vamos.

1- Soledad Silveyra asoma la cabeza por la puerta del aula, presa de la verguenza (es vergonzosa cuando no toma) y con la voz medio quebrada pregunta "podemos entrar para hablar de las elecciones del centro de estudiantes?". La profesora les da el sí, Sole entra, secundada de cerca por china zorrilla, que mira un poco sin entender el alboroto.
Soledad mueve las manos, se esfuerza, ante las evasivas y los ataques a oktubre. Cuando se acaba la ponencia les arrojamos tomates, en especial a china, pero no les importa porque el rojo les hace juego con los estandartes.
(Milanesas de soja, pebetes de jamón y queso, termidor en caja y mucha cadera, un reviente total).

2- Suena el teléfono en la residencia de matías alé, matías se levanta en calzoncillos a atender. Es Soledad Silveyra, está ebria de nuevo.

-Hola lallllola está agustín?
-No, estoy incomodín.

(redoble de platillos, gritos, revolución, aplausos)


Créditos
Lindsay Lohan: China Zorrilla
Matías alé: Erik Erikson
Soledad Silveyra: Barry White
Profesor: Gastón, el gay de gran hermano
Tomas aéreas, tomas de China en cuerpo a tierra y escenarios varios: fuerza aérea nacional
Yo: Scarlett Johansson



Feliz navidad chicos

21.10.09

'

preguntó por el alba. ya vendría.

sólo quedaba sentarse a esperar,

a notar que el espacio insondable entre los seres no es más que

la continuación natural de los sucesos, del devenir

de las noches y los días.

no comprendo –los sonidos bailaban en su lengua-,

no comprendo.

y sonreímos un poco porque se sintió como si una brisa de verano

nos hubiera tocado las caras.

sé finalmente el deber de la conciencia

el paso del tiempo, el saber que

respiro

que bailoteo a veces

entre la luz del universo

hasta que de nuevo la noche;

como hecha de barro y

moldeada por un escultor mediocre

al que deberíamos temerle.

oculta, agazapada, sosegada,

la miro, es frágil y breve.

tu oscuridad no me asusta –le digo

me sos amigable, charlemos un rato.

no es que la ame, ni que

siempre la haya amado.

no es eso, es que

no puedo mirar al sol.

19.10.09



Creo que quiero sedantes.

Creo.


12.10.09

.


omitir los detalles que debería para hacer esta historia más breve sería como agarrar un tucán por las patas y despellejarlo, o amenazarlo con arrancarle el pico y las plumas con una tenaza. muy poco poético, se entiende.
debería decir que todo empezó como tantas otras cosas, con nada; un mocoso en el colectivo. un mocoso que no pasaría los – años (no los sé, los supongo, pero me limito a lo cierto, a lo relevante; con lo otro, será amable y me ayudará usted, el atrevido que lee, mi inestimable amigo, mi invisible amigo).
del paisaje monótono pasé a ojear el libro pero temiendo lo de siempre, comprometerme, si me comprometo con algo estoy literalmente muerta. o ese algo puede darse por muerto apenas al considerar ser observado por mí como objeto comprometible.
françoise me miraría con sorna si le relatara esto, solía pensar bonitos párrafos para mí como si yo los apreciara por su arte y jamás supo que los encontraba tan faltos de… bueno, françoise entornaría los ojos y diría algo que obligadamente contendría palabras como maduración, conciencia, pero sabe cuánto detesto todo eso así que sólo se limitaría a sonreír un poquito y pedirme que le cuente, que es temprano y el feriado le quita el sueño.
el mocoso abrió la boca estúpidamente –no me burlo del mocoso, pero el gesto era inerte, como cuando de chicos dibujábamos esmeradamente las cercas del chalet y la lengua se nos asomaba por la comisura derecha, pugnando por terminar la tarea ardua y gritar primero que el otro un orgásmico Terminé- y posó los ojos en la sucesión de imágenes, bastante pobre, que nos regalaba el domingo ya casi a punto de morir del todo, a través del vidrio.
-esto del tiempo es complicado- decía, seria, la mujer a su lado (creo que su madre, o no lo sé, o no me importa) a otra vieja que la observaba y asentía, y quizás por dentro la envidiaba porque era hermosa. si bien era pueril, casi ordinaria. el tipo de mujer que acompañará mi definición de belleza hasta que encuentre otro. no así con los hombres. no sabría decirlo pero la singularidad de Ivanov, esos rasgos fríos, era rozar un cubo de hielo con la punta de los dedos y sentir eso en la garganta, como cosquillas o ganas de apropiarse para siempre de la razón por la cual Ivanov era Ivanov hoy y nunca, algo abstracto pero que recuerdo con tanto cariño al pensarlo sin querer.
y ahora la vieja se acomodaba, pesada, su enorme culo que pugnaba por robarle un poco de espacio al pobre hombre a su lado, que con cara de resignado doblaba el diario por la mitad, lo abandonaba sobre su pantalón beige bastante feo.
la vieja decía algo del colegio de los nenes, que los nenes estaban contenidos –palabra idiota y superflua, si las hay-, que Julio era un divino con los nenes, que los nenes aprendían, y la religión, que el respeto, excepto algunas maestritas, ¿no es cierto? que se creen que una es tonta y le quieren pasar por encima, las borregas incultas, pero a mí no me vienen con cuentos sobre mi nene, un santo.
cuando se cayó por fin la boca me tentó leer palabras sueltas del relato, vistas al pasar. jazz, las manos, y un parrafito que leí casi sin querer, con ojos de disculpa para mamá que de nuevo me iba a esperar un poco más, que sin querer pasé doce paradas y estoy sola y de noche y de golpe hace frío porque el campo es otra cosa, es distinto.
pero no, volví a los ojos del mocoso que miraban inquisidores, pero ahora me miraban a mí, ya no a las escenas casi tétricas del atardecer del otro lado del vidrio.
miraban aspectos de mí.
nunca pude mirar a los ojos a otra persona por mucho tiempo, rápido quiero sacarme el peso de las córneas como cuchillitos calientes, como agujitas debajo de las uñas, un dolor agudo que me dan unas ganas indecibles de maldecir al mundo y a mí misma por tener uñas, por tener un nombre y tener uñas y carne.
los ojos del mocoso miraban mi labios. miraban, entrecerrados, como si quisieran comprenderlos y desentrañarlos, y quizás había algún pacto tácito entre nuestros respectivos órganos y yo no lo supe, quizás mi labio inferior llamaba su atención, quizás mi labio herido (no, no estoy nerviosa mamá) era el centro de atención de la fiesta y a los ojos del mocoso les llegó el infortunio de bailar con la más fea, con la herida, con la rota.
me miró un rato, ahora totalmente en frente de mí, y su mentón se apoyó en los brazos para acomodar la escena. sentáte bien, le gritaba la madre, o la hermana, y nada.
la madre o la tía no sabían que mi labio era demasiado novedoso como para dejarlo pasar sin verlo. es una de esas cosas que uno hace sin querer y después se arrepiente y pide las pertinentes disculpas; pero, ah, qué bien cuando ocurre. una emoción breve, de un rato, y a otra cosa, que es tarde y mañana feriado.
me hubiera gustado regalarle un pedazo mío al mocoso; empezaba a quererlo, empezaba a gustarme. me gustaba que se atreviera a mirarme y cuando yo clavaba mi vista en él me huía, pero le daba vergüenza, porque se sonreía un poquito. y me gustaba que sonría, porque uno no hace sonreír tan fácil a nadie. piense: mirar a alguien y avergonzarlo y ponerlo en la situación incómoda de ocultar el rostro para que no se note la sonrisa que no puede guardarse y brota, y cómo disfruté ese ratito de verlo sonreír un poco al mocoso.
llegando a R. me miró de nuevo, esta vez sí, al labio herido, y acercándome, llevando mi pecho hacia delante, metiéndome en su espacio ya cerca de su asiento, agrandé mis ojos al tiempo que le susurré

-…Bú.

Parpadeó con unas pestañas (ahora lo noté, y creo que yo sonreí un poco) largas y curvas, que le hacían justicia a los ojos corrientes y profundamente hermosos que velaban.
la vieja me miró y dijo que lo único que faltaba ahora, pendeja-del-diablo, que entre las maestritas y las maleducadas tenía rotas las pelotas.
lamenté que la madre o la tía o la prima se diera vuelta a observarme sin entender, mientras agarraba al mocoso y se lo llevaba, mientras bajaban en la parada de la avenida ancha y se perdían para siempre, y para mí quedaba irresoluta la cuestión, quizás lo hice llorar un poco, después de todo era solamente un niño.
françoise diría que tengo demasiado instinto y si fuera por mí abrazaría a todas las criaturas bellas y horribles y les haría un nido en mi pelo, no porque fuera buena sino porque soy terriblemente egoísta y planeo apropiarme de todo lo hermoso del mundo, pero no puede culparme.
yo tampoco, porque eso supondría dejar de hacerlo.

Y no.


(Foto: vacaciones; Mar del Plata, desde el auto)

27.9.09

retomamos las charlas por la noche para no perder la costumbre; despacio notamos que la vida diurna se fue acartonando y, al final, el espacio lumínico comprendido entre la mañana ya entrada y las 6 de la tarde en invierno no era más que un permanecer en vilo, un estarse quietos que nos acerque a la noche preciada, el descanso, porque se entiende que aunque se esté activo el tiempo corre pausado y acompasado cuando las únicas luces son las que encendemos, y a veces ni eso.
no sé qué sería ahora; yo acercaría los papeles y leería despacio, no permitiríamos que el agua hierva, principio elemental para compaginar lo que vendría al rato. escucharíamos música -de mutuo acuerdo- pero un ruido nos distraería, nos obligaría a levantarnos y asomarnos a Riobamba ya muerta ni bien llegada la noche. esbozarías una sonrisa tímida y precavida porque ocurre lo de siempre; despertamos del letargo de la lectura sobresaltados por nada, y aquí sería grato y conveniente recordar aquélla ocasión en que con el pretexto del helado te di el beso insulso, hierático y hermoso, cuando me tomaste por loco en el patio con macetas de san telmo.
nos acostaríamos tardísimo, más para recuperar la costumbre -de nuevo- que por necesidad. pero lo cierto es que los años de práctica perdidos nos volvieron lentos y perezosos. ni siquiera terminás de calzarte la ropa de dormir que yo estoy en otro plano psíquico, pronto te me unirás en el proceso inconsciente y será el último y efectivo, siempre efectivo y horroroso y ansiado aliciente del sueño antes de las horas siguientes, ya no oníricas, palpables pero que nos desagradan tanto. Cómo nos desagradan.
Sin embargo, hasta la próxima.
La ciudad nos deglute, fingida, hasta alguna noche cercana.

14.9.09

Ni yo lo hubiese podido decir mejor

Me falta una concordancia entre las
palabras
y el momento de mis estados.

Antonin Artaud.

28.8.09

Los pastores serán brutales mientras las ovejas sean estúpidas.

26.7.09

No se comprende

*Agrandenlán, gracias
Caben dos posibilidades: que haya una sola persona con mucho tiempo libre entrando una y otra vez, o que...bueno, no se entiende cuál sería la otra.
No es que haya una total vacuidad de contenidos, a veces me porto bien y subo algún que otro fragmento de Bradbury (voy a patentar el chocolate Bradbury y va a ser un éxito total en todas las disquerías del país menos en córdoba y mendoza).
Bueno, una de las metas de mi vida se cumplió.
Escribir algo que alguien lea. No estrictamente con algún fin (como sería escribir un libro), pero no dejo que eso me deprima.


Quedarían un par de tareas por cumplir antes de mi deceso, como ser:
-vivir
-dejar morir
-que córdoba y mendoza entren en las promociones que pasan por televisión
-ponerme en pedo con Bailey's
-sodomizar un cura (esto puede variar con el tiempo, supongo que el frenesí agnostico que me carcome ahora, en mis dulces 19, algún día pasara a la historia, dando lugar al más aberrante y conveniente de los cristianismos)
-recrear la comunidad del anillo en el fondo de casa
-hacer una orgía de cindor, bañarme en cindor y demás sutilezas con cindor
-matar a Morano, la de gramática.
Dos veces.

24.7.09

QUÉ

Me levanté cruzada, al que me habla lo emboco. El gato me soporta como puede, por ahí si le doy una pepa de las que tengo ahora en el escritorio se deja tocar, se pone mansito y prende el ronro, lo cual baja un toque esta sensación de euforia que me deja el no dormir, más café, más tarea acumulada (que es como la pila para planchar, uno nunca sabe cuándo empezó pero sabe que es interminable, que dura más allá de nuestros días, está en otro plano de la realidad empírica y rondando ese universo prácticamente incognoscible de las cosas que no me interesan o me ABURREN).
Eso pasa, estoy aburrida.
Me aburro tan fácil.

18.7.09

.


fui el vicario feliz de un solo instante,
el que a veces encuentra en su saliva
un breve gusto a madreselva
bajo cielos australes.

17.7.09

Una noche o una mañana cualquiera



ni siquiera sé si la tierra existe. ¿y tú?

Yo sí. Soñé con ella esta mañana.

No hay mañanas en el espacio.

Esta noche entonces

Siempre es de noche –dijo Hitchcock suavemente- ¿de qué noche hablas?

Cállate –dijo Clemens irritado-. Déjame en paz.

Hitchcock encendió otro cigarrillo. No le temblaban las manos, pero parecía como si se estremeciese bajo la piel tostada por el sol. Un leve estremecimiento en las manos, y un invisible estremecimiento a lo largo del cuerpo. Los dos hombres, sentados en el piso de la galería de observación, contemplaban las estrellas. Los ojos de Clemens brillaban intensamente, pero los ojos de Hitchcock, ausentes y apagados, no se fijaban en nada.

me desperté a las 5 am –dijo Hitchcock- y me oí gritar: “¿dónde estoy?” y la respuesta fue: “en ninguna parte”. Y dije entonces: “¿dónde he estado?” y respondí “en la Tierra”. “¿qué es la tierra?” me pregunté. “es el lugar donde nací”, me dije. Pero las palabras no tenían sentido, y peor aún. No creo en nada que no pueda ver o tocar. No puedo ver la Tierra, ¿por qué voy a creer que existe? Es mejor así, es mejor no creer.

Allá está la Tierra- apuntó Clemens- Aquel punto luminoso.

Eso no es la Tierra, es el Sol. Desde aquí no se ve la Tierra.

Yo puedo verla, tengo buena memoria.

¡No seas tonto! No es lo mismo –dijo Hitchcock bruscamente, algo enojado-. Quiero decir verla de veras. Siempre ha sido igual. Cuando estoy en Boston, no existe Nueva York. Cuando estoy en Nueva York, no existe Boston. Cuando no veo a alguien durante todo un día, ese hombre no existe. Cuando lo encuentro en la calle, dios mío, es como una resurrección. Casi me pongo a bailar. Me alegra tanto verlo… me acostumbro, sin embargo. Dejo de bailar. Miro solamente. Y cuando el hombre se va, deja de existir, otra vez.

Clemens se rió.

porque tu mente es demasiado primitiva. No puedes asir las cosas. No tienes imaginación, mi viejo Hitchcock. Tienes que aprender a recordar.

¿para qué recordar lo que no me sirve? –dijo Hitchcock, con los ojos muy abiertos, perdido en el espacio-. Soy un hombre práctico. Si la Tierra no está ahí, para que yo pueda pasearme, ¿quieres que me pasee por un recuerdo? Hace daño. Los recuerdos, como decía mi padre, son como puerco espines. Al diablo con ellos. No te acerques. Te lastiman, te arruinan el trabajo. Te hacen llorar.

Ahora mismo me estoy paseando por la Tierra –dijo Clemens, con los ojos cerrados-. ¿qué clase de infancia tuviste, Hitchcock?

Nunca fui joven. Lo que fui o pude ser, está muerto. Volvemos a tus puerco espines, Clemens. Gracias, no quiero que me atraviesen de parte a parte. Siempre pensé que uno muere todos los días, y que los días son como cajones, ¿comprendes?, con su marbete y todo. Y no hay que volver atrás, ni levantar la tapa, pues uno muere un par de miles de veces, y deja un montón de cadáveres, todos con una muerte distinta, y con una expresión cada vez peor. En cada uno de esos días hay un yo diferente, alguien a quien no conoces, o no comprendes, o no quieres comprender.

(…) doce horas más tarde se oyó otra campana de alarma. Cuando los hombres dejaron de correr, el capitán explicó:

Hitchcock se quedó solo unos minutos. Se metió en una escafandra. Abrió una compuerta y se lanzó al espacio…solo.

Clemens echó una mirada a través de los vidrios. Vio una mancha de estrellas y una distante oscuridad

¿está afuera ahora?

Sí, detrás de nosotros. A un millón de kilómetros. Jamás lo encontraremos. Supe que estaba afuera cuando oí su radio en nuestro cuarto de control. Se hablaba a sí mismo.

¿qué decía?

Algo así como: “ya no existe el cohete. Nunca existió. Ni la gente. No hay nadie en todo el universo. Nunca hubo nadie. Ni planetas. Ni estrellas.” Eso decía. Y luego algo acerca de sus pies y de sus piernas y sus manos: “no más manos”, decía. “ya no tengo manos. Nunca las tuve. Ni cuerpo. Nunca lo tuve. Ni boca. Ni cara. Ni cabeza. Nada. Solamente espacio. Solamente abismo.”

Los hombres se volvieron en silencio y observaron las remotas y frías estrellas.

Espacio, pensó Clemens. El espacio que tanto le gustaba a Hitchcock. Espacio, con nada arriba, nada abajo, mucha nada en el centro, y Hitchcock que cae en medio de esa nada, hacia una noche cualquiera, hacia una mañana cualquiera.


(foto: lejos)

7.7.09

'toten clown'

A veces tengo la certeza de que escribo al aire. ahora, por ejemplo. entonces no me duele decir las cosas, no tengo miedo de tener verguenza porque es un soliloquio tranquilo, amable, más conmigo misma que con los demás. pero por alguna razón se escribe, por algo se habla; todavía una parte vieja y cansada se aferra a una idea, a un principio bastante gastado, bastante hipócrita -e inútil, si hablamos en sentido práctico-: se cree que sacando afuera lo que duele, esto desaparece. se esfuma como si no hubiera existido jamás.
y otras veces uno -de nuevo inútilmente- se autoconvence. que esto es pasajero, que la edad. lo estudié en psicología. es normal.
y es ahí donde maldigo la cantidad de cosas que leí en la vida, porque mi adoctrinamiento mental al autocastigo se lo debo a esas cosas. yo creía que me salvaban pero me hundían, y hoy por ejemplo tengo un tic en el ojo. no te rías, me tiembla el párpado izquierdo desde las 10 de la mañana. dormí la siesta. salí a caminar. pero el tic sigue. por momentos se desplazó: del izquierdo pasó al derecho, como queriendo acomodarse de otro modo, poniendo todo su empeño en fastidiarme (convengamos que un ojo no puede valerse de muchas armas para fastidiarlo a uno) pero no. volvió al izquierdo y con más furia que antes.

me está yendo mal en la facultad, pero no como el año pasado. el año pasado aunque sea sabía qué materias cursaba. bueno, no para tanto, pero las voy dejando, me voy 'tirando a chanta' (natalia dixit) y las cosas me pasan, irremediables, por adelante de los ojos con tic y todo.
creo que eso es lo desesperante, no estar nunca jamás de los jamases a la altura de las circunstancias.

estoy leyendo Sobre Héroes y Tumbas y estoy fascinada. no me preguntes cosas de latín, ya me pasó el furor (como siempre) y lo relego, lo aparto y lo único que me afecta al respecto es que nos van a mandar las notas de los parciales por mail, y me da verguenza que mis compañeros -de los cuales hablo con...¿tres? ¿cuatro?- vean un uno acompañando al inamovible (por desgracia) Silvina Rivas.

me quiero ir un rato, aunque vivo yéndome.

1.7.09

Black Venus


(...) Aparecía de un salto en el escenario disfrazada con los hermosos harapos de una gitana para cantar una balada.
era el ocaso del siglo XVIII.
a esta hora, precisamente a esta hora, muy lejos de aquí, en París, en las sobrecogedoras mazmorras de la Bastilla, el viejo Sade se masturba. gruñe, gimotea, gruñe, eyacula sobre el piso de la prisión..., ¡aaaaaah! siembra dientes de dragón. en cada eyaculación arroja un enjambre de hombrecillos perfectamente armados y de mirada frenética. todo está a punto de sucumbir al delirio.
ignorando todo eso, la futura madre de Poe salta al escenario para cantar una balada del Viejo Mundo. tenía el donaire de una bailarina, voz aguda, rizos oscuros, mejillas rosadas, ¡qué linda muchacha! Y ojos con un gesto inocente y conmovedor, que llegaba al corazón.
tenía una voz dulce, susurrante y acariciadora, cualidades excelentes en una mujer.
_

CARACTERÍSTICAS DE LA ILUSIÓN TEATRAL: todo lo que se ve es falso.
piensen en la ilusión teatral, sobre todo en relación con un niño susceptible; seguramente solía caminar tambaleándose hacia el escenario cuando el teatro estaba vacío y el telón bajo, de modo que todo parecía un salón preparado para una sesión de espiritismo, esperando el momento en que los ojos de los observadores crearan el misterio.
allí encontrará, por ejemplo, un telón de fondo con un viejo castillo, ¡un castillo!, de los que aquí no se construyen; un castillo gótico con todos sus elementos, hasta búhos y enredaderas. en las bambalinas han pintado trozos de árboles, Robles voluminosos o algo parecido, todo en dos dimensiones. sombras artificiales se proyectan donde no deben. nada es lo que parece. te tropiezas en un trono dorado o en un potro de tormento que parece perfectamente sólido, denso, inamovible, le das un puntapié de lado y resulta ser de papier machè, liviano como el aire; un niño, tú mismo, podría cogerlo y llevárselo y sentarse encima y ser un rey
o tenderse encima
y sufrir.


(fragmento de El gabinete de Edgar Allan poe, de Angela Carter. Imagen: La Cuna Vacía)

18.6.09

All you need is pop


I've had these jeans since I was born
and now they're ripped
and now they're torn
and all my friends have skateboards
I want the toys of other boys
I want a knife and a gun and things
but mum and dad will not give in

and I can't put the needle in

and now I know what it is
it's called disease and it's got my head
it always runs where i hide
too scared to talk
too scared to try
too scared to know the reasons why
and all my friends say bye bye...


Tomá un capítulo de south park.

-hola Stan...ay carajo se lo dijiste a kyle, no? si eres tan sensible por qué no compartes tu oro judío con la gente de la inundación


pd: el tema no tiene nada que ver, la foto, por consiguiente, tampoco

pd II: feliz cumpleaños, guido suller, siempre firme junto al pueblo.


17.6.09

con tanto viejo choto e inútil dando vueltas.


todo lo que puede decirse en momentos así son aproximaciones. es jodidamente abarcativo todo lo que puedo esbozar ahora. lo que sé es que enterarse de que alguien que estimás -más que a gente que tenés cerca- se fue, mientras lo leés en la vuelta a casa, arriba del colectivo (en los carteles con las letras que se mueven, ésos), es un puto garrón.

esto de dubitar frente al teclado es monstruoso. hasta pronto Fernando Peña.





31 de enero del '63- 17 de junio de 2009

12.6.09

de colectivos y vialidades


En el inventario de días pedorros voy a archivar el de hoy. Aunque casi (casi) se salva; resulta que (dicho así suena como que voy a decir algo importante, o al menos con un cacho de contenido, pero no) iba en el colectivo; la resolana cuando pega en el vidrio te obliga a entrecerrar lo' ojo', te ponés a ronrronear y/o cabecear, hasta que un bache bien agarrado te acomoda.
Iba Silvina de lo más relajada, mirando la parte de arriba de los edificios viejos sobre San Juan (casi llegando a Boedo), cuando pasa por al lado uno de esos camiones que llevan dinero, ustedes entienden. Los que tienen pinta de herméticos y son de un amarillo casi lastimoso a los ojos de un transeúnte a las 5 de la tarde. Con toda la inercia del mundo miro, por mirar, y el acompañante de dicha camioneta amarilla hermética mira, a su vez, para mi ventanilla. Parece desesperarse momentáneamente, y saca de arriba de la guantera un cartoncito, escrito con fibrón negro, el cual desinhibidamente reza TE AMO, en mayúsculas. Pero no me detengo en esto sino en la cara del señor. La expresión más...¿cómo lo explico? cara de flogger pidiendo una firmita.
El don tenía preparado el cartoncito para impávidamente adosarlo a su vidrio, ante la mirada atónita de las jovencitas que cierran la cortinita, se hunden en el asiento y, presas del espanto y la vergüenza, se resignan a largar una carcajada que no se oiga del todo, como para no levantar la perdiz.
Jaja, la cara de súplica (que no se termina de entender del todo, dicho sea de paso) fue magistral. Qué maistro.

10.6.09

un pájaro vivía en mí
una flor viajaba en mi sangre
mi corazón era un violín

quise o no quise. pero a veces
me quisieron. también a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz

¡digo que el hombre debe serlo!

aquí yace un pájaro
una flor
un violín


Gelman

2.6.09






see me in Mountak...

27.5.09

Peace be with you LOL


No se me ocurre razón válida que explique cómo puede ser que la materia que vengo arrastrando desde el año pasado (queriendo rendirla, no es que me desentienda de los hechos) siempre se vea jodida el mismo día que planeo darla. El año pasado porque no había mesas con la mudanza (!) y en estas condiciones no se puede (Vassallo dixit).
Hoy me levanté a las 7, desayuné, puse a calentar la leche y dejé las galletitas en la mesada mientras me lavaba la cara; galletitas que mi gato convenientemente encontró y comió, por cierto. Y además me tengo que bancar que me reten porque el gato hace enchastre.
Estudio como loca (por favor que se pare de cuestionar lo que publico en mi propio blog, maldita sea) para enterarme horrorizada QUE EL INSTITUTO NO ABRE SUS PUERTAS PORQUE HAY DUELO.

(no soy sarcástica, lamento que un profesor haya fallecido aunque no lo conozca). Pero es increíble, alguna fuerza inhóspita no quiere que dé teoría literaria.

pd: el gato está bien, tan bien como puede estar un gato que se come un paquete de pepas. Ah, me olvidaba de dejarles esto.

24.5.09

digo ahora como pudiera decir
espero.

la ausencia se reparte en iguales bocas -por demás hambrientas-
que en las más anónimas bajezas hallan
lo tibio
porque ha de darse -la ausencia, o quizás los labios-
equitativamente; sola ella,
y punzante.
dolor de córneas o de palmas anegadas
que no tocan
¿y qué dejan?
no más que eso: ceguera inmediata, un tantear a mano limpia,
el resultado vano.

digo me ahogo como pudiera decir
existo.

18.5.09

y si a lo indecible le sumo
un poema
-o no es para tanto, una palabra y basta-
lo indecible ya no es tal

se conjuran los más demoníacos
infiernos
los más arrebatadores fuegos
acompasados en el movimiento
impar
rítmico
y espasmódico
de tu carne

los versos más enfermos
más
extáticos
se paren

en mi momento más
terrible



23/9/07. algún septiembre.

15.5.09

No cuento con el suficiente ego como para creer que a alguien puede importarle mucho lo que escribo.
La cuestión es que son las 9 de la mañana, me levanté temprano para hacer la tarea -de la cual me estoy evadiendo en este momento, negación/evasión y demás sandeces del traumado de Freud-, el frío no me deja procesar pensamientos de manera muy satisfactoria, me tomé toda la leche y pienso que la evasión continuará hasta pasada la mitad del día, cuando me vaya de una clase que me atormenta más que todos mis demonios de la infancia juntos.
Hoy, nada más que hoy, me doy el gusto de quebrantar la rutina, porque si una vieja te quebranta la voluntad y salís de su clase hecho un despojo humano, bueno, quebrantar una rutina no ha de ser la gran cosa a fin de cuentas. No creo que muchas personas puedan entender lo que estoy tratando de decir, lo cual es desesperante en un punto y satisfactorio en otro. Extraño una época en la que tenía que analizar películas. No sé porqué pero ahora entiendo lo afortunado que supo ser ese tiempo. Me voy a hacer otras cosas que me satisfacen un poco más, se acabó, no hay Silvina que valga el día de hoy.

9.5.09

El acomodador de prismas fue ciertamente lo que hoy convendríamos en llamar patriota.
De manera adventicia vislumbrado por el ejército terrestre de Elópodos -división primaria de la guardia Pangea, 400 a.C, liderada por el hacedor e inventor indiscutido de todas las panaceas existentes en ese agujero lumínico llamado Tierra, el amo Luxus, muerto de paludismo en 103 a.C-, en un momento crucial de la historia, en el cual las fuerzas se unían y contrariaban casi instintivamente. Cansado del espectáculo que brindaban los cohetes y el tintinear casi festivo de los fuegos, el acomodador de prismas ejercía la labor paciente, casi poética. Estos prismas no se acomodarán solos, murmuraba, y llevaba a cabo la tarea de alimentar los engranajes de la Gran Caja.
Una oropéndola aturdida y a medio morir (otra más, pensó, y maldijo) había caído en la maquinaria. Al tiempo que una horda de bombas de luz moría, paulatina, en el Cerro de los Abismos, el acomodador de prismas se lamentaba; hacer a un lado el procedimiento y alterar el complejo mecanismo de los prismas gravitantes, detener el tiempo, el curso naturalmente artificioso de las cosas, de los fuegos, colocar el pie en el pedal, casi automáticamente secar el sudor de su dermis azul (ahora casi verde por el esfuerzo y el agotamiento). A lo lejos una Fex-45 se hundía para siempre en el cráter de la antigua ciudad de Berlín. Nadie parecía verlo; nadie, aunque tamaña tarea cumplía el acomodador de prismas con lealtad. Se recordaba esto a diario, mientras observaba el rojo incandescente y devorador de la pirotecnia, levemente tranquilizado por el azul de los cristales, ahora inactivos.
Silencio, quietud.
Un temblor inesperado e inexplicable mientras el acomodador de prismas apenas vislumbraba de cerca las alas negras del animal inerte. Los engranajes incluyen en su ronda infinita al cuerpo inútil y sublevado, majestuosa y alegremente se organizan y mastican la ofrenda, realizan su labor con inusual precisión y rapidez, vuelto el mecanismo a la normalidad, vueltos los destellos en las ciudades desperdigadas de escombros.

Una lluvia lóbrega y ligera envuelve ya a los prismas que danzan al son de un rumor distante, los gruñidos opacos de las naves que quitan de la maquinaria sublime los restos del sórdido error humano.

4.5.09


Me levanté tarde, no hice la tarea de latín, me duele la garganta y tengo un librito de Shakespeare que debe ser leído antes del miércoles. Y sin embargo estoy sufriendo una especie de alejamiento mental con todo lo que me rodea, como una distancia ante todo lo humanamente posible, y hacía tiempo no me pasaba. Las consecuencias serán nefastas, desde luego, voy a descuidar los estudios como ya me sucedió en cierta época de mi vida, luego vendrá el descreimiento y el "yo puedo con todo, no jodas", y termino con anemia cerebral en diciembre dando filosofía en la facultad desierta cuando todos disfrutan sus vacaciones. Prometí que este año no pasaría, pero indefectiblemente está pasando. Las razones...bueno, dudo que importen las razones, es más, dudo que importe que me plantee si importa, cuando esto lo lee una sola persona, a ciencia cierta. Y los demás se esconden en el lujo del anonimato, cosa que odio y que yo, por supuesto, también hago.
Pero pasemos a la cuestión en sí misma: viene Lacrimosa, y en esto también hay una especie de conexión mental-satelital (qué sarta de boludeces digo) ya que de alguna manera lo supe antes de saberlo. A ver: me enteré de la noticia a la noche, cuando a la mañana había pensado "cómo me gustaría verlos en vivo". Y cierto duendecillo mágico que llamaré F. Mischenko...(no, no, es muy obvio, mejor Fiodor M) me vino con la noticia.
En otro orden de cosas: no paro de estornudar, siento que hay un ladrillo del lado interior de mi frente, me pesan los ojos y tengo tarea que no hice. Me preparé un poco de leche con miel a lo que mi madre acotó "te vas a dormir si tomás eso", le dije BLAF y me vine acá, a escribir estas sandeces sin importancia -para ustedes, claro, para mí son fundamentales-, pero creo que se acabó, soy mayor y tengo responsabilidades que cumplir.

Blaf.