29.11.09

Here comes the sun



Si alguien no me hubiera dado a conocer la música que más me llena el alma, estaría probablemente muerta.
Siento -creo- que el poder de la música no reside necesariamente en sí misma, las significaciones que uno mismo le da la vuelven estrictamente fundamental; y ahora vendría bien esa fracesilla de Nietzsche pero como no la recuerdo al pie de la letra mejor no la pongo.
Algo como "la vida sin música sería una poronga de ésta magnitud" *gesto con las manos*

Cómo me gusta el existencialismo.



5 comentarios:

Eric dijo...

es algo así como "la vida sin música sería un error"... pero tu versión está buena: apunta a lo mismo... bueno, no a lo mismo, pero se entiende.
la músican de veras ayuda a sobrevivir.

Eric dijo...

ahhhhh... parece que ahora entendí.
hmmmmm.... no en realidad. quizá un poco, pero no importa.

El libertario del metal dijo...

Para ser sincero, Nietzsche decía que la música es la verdadera metafísica, tomandola como se toma una cerveza en un día caluroso: como la más importante de las artes. Aunque yo creo que la más importante de las artes es tejer: uno teje mundos y deshilvana sueños, te lo recomiendo, sobre todo cuando tenés que cuidar a tus sobrinitos y te perdés la inexistente e inhallable clase de Roqui.

Dorothy dijo...

Roque, cómo me perdí de Roque.

can you forgive me?
the love got better off me
on that one day back in old times (8)

El libertario del metal dijo...

"If my heart had a face, it would be smiling, no, don't tell me that the doves hate each other, they are so white.." El dia que descubras de donde es esto te ganas otro chupetin... Tal vez Roque nos perdone a todos si vamos el año que viene a su seminario. Arriba Corina, abajo la bombacha!