8.12.08

In your face, Fabio Zerpa



Floresta a las 3 (tres) de la tarde no suele ser lo más recomendable un feriado.
Me pasé varias paradas y tuve que caminar, lo cual se vuelve tedioso si uno tiene unas lindas alpargatitas negras que imitan terciopelo pero ya empiezan a quedar chicas.
Fue genial pasar por al lado de una parejita, ella lo miraba con cara de pimpinela reprochada, y él sentenciaba "no me gusta tu novio". Es sabido, los hombres son casi patéticos cuando se enamoran. Las mujeres no, son más pasionales, creo, tienden a automutilarse, a desgarrarse los miembros o a comer dulce de leche o dulce de batata enlatado, todo, pero no al escándalo (tengo que hacer una etiqueta nueva: "al borde de lo autobiográfico" se va a llamar).
Teniendo en cuenta, además, que la mujer es vengadora, te va a dar donde más te duela. La maldad conciente la vuelve más mala todavía.
El hombre cede ante los impulsos, es casi un animalito.
La cosa es que tuve un paréntesis mental abismal mientras esperaba que pase el tren, cosa que suele pasarme a veces; es como sentir que uno está predestinado a estar ahí en ese momento pero a la vez no, es un segundo de reconocerme como algo que camina, como si el tiempo que no es ese instante fuese hermético y casi no existiera, es algo tan extraño, supongo que así debe ser ver un alien, o a Lucho Avilés comprando en Eki.


1 comentario:

un duende mágico y feliz dijo...

tonta

ya está!!

recién publiké y ya tengo un comentario
de qien sabe qien!!
jajajja

gracias x meterme en el sistema:)