22.2.09

"Me desperté y vi la luz del amanecer en las mirillas de la persiana. Salía de tan adentro de la noche que tuve como un vómito de mí mismo, el espanto de asomar a un nuevo día con su misma presentación, su indiferencia mecánica de cada vez: conciencia, sensación de luz, abrir los ojos, persiana, el alba. En ese segundo, con la omnisciencia del semisueño, medí el horror de lo que tanto maravilla y encanta a las religiones: la perfección eterna del cosmos, la revolución inacabable del globo sobre su eje. Náusea, sensación insoportable de coacción. Estoy obligado a tolerar que el sol salga todos los días.
Es monstruoso.
Es inhumano.
Antes de volver a dormirme imaginé (vi) un universo plástico, cambiante, lleno de maravilloso azar, un cielo elástico, un sol que de pronto falta o se queda fijo o cambia de forma. Ansié la dispersión de las duras constelaciones, esa sucia propaganda luminosa del Trust Divino Relojero."

3 comentarios:

El libertario del metal dijo...

Tal vez la prosa mediocre no es tan mediocre después de todo. Pero lo peor es la banalización de la cultura y la moda que genera leer a determinadas personas. Resucitemos a los olvidados y olvidemos a los que todos recuerdan!

El libertario del metal dijo...

Lo de andar desnudos garpa mucho, pero si se presta para una orgía despúes, sino sería bastante incómoda la situación.
Jesús le pasa el trapo con todas las frases que metió hasta al más facho de los fachos,así que es un héroe total.
De puritano lo único que me quedó es que no me guste ver tipos en bolas, que se le va a hacer? Uno es de un palo y tiene sus gustos, no se puede condenar a alguien por eso!
Dio, por el otro lado tiene más chapa que Dios, estuvo en Black Sabbath, en Rainbow y canta heavy metal! Qué se le puede pedir a una religión? Nada más. Ah sí! "Discriminar, eso está muy bien, ante los ojos de dios, todos somos distintos!"

Dorothy dijo...

Cómo se extrañan sus comentarios.